OÑATI COMMUNITY

  • Home
  • Blog
  • ENTREGA DEL PREMIO “TAMBOR UNIVERSITARIO” AL PROF.FRANCISCO JAVIER (KIKO) CABALLERO HARRIET

ENTREGA DEL PREMIO “TAMBOR UNIVERSITARIO” AL PROF.FRANCISCO JAVIER (KIKO) CABALLERO HARRIET

30 Jan 2017 10:43 | Fernando Tapia

Excelentísima Sra. Rectora Magnífica,
Ilustrísimo Sr. Vicerrector del Campus de Gipuzkoa,
Autoridades académicas,
Profesor Francisco Javier Caballero Harriet, estimado Kiko,
Señoras y señores,
Es para mí un gran honor, como profesor de la Facultad de Derecho de la UPV/EHU, pronunciar esta laudatio academica en el acto de entrega del premio “Tambor Universitario”. Galardón que este año, por acuerdo del Equipo Rectoral, otorga el Vicerrectorado del Campus de Gipuzkoa al profesor Francisco Javier (Kiko) Caballero Harriet por su contribución activa y notoria a la UPV/EHU y, en especial, al Campus de Gipuzkoa.
Vaya por delante mi agradecimiento al Vicerrector del Campus de Gipuzkoa por haberme brindado esta oportunidad y este honor.
Aceptando que esta breve intervención difícilmente puede abarcar el contenido de una trayectoria tan fructífera como la suya, durante los próximos minutos pretendo, como impone la tradición académica, presentar una síntesis de los méritos del profesor Caballero Harriet y justificar ante todas las personas presentes la concesión de esta distinción. Espero que la semblanza que he elaborado recoja, en su justa medida, la dimensión de su trabajo y la importancia de sus contribuciones.
Francisco Javier Caballero Harriet nació en 1947 en Zubiri, localidad ubicada en la montaña navarra, cerca de la frontera con Francia. Siendo su aita de Zubiri,  y su ama de la cercana Urepel, ubicada al otro lado de la muga, en Nafarroa Behera,  desde muy joven tuvo conciencia de las consecuencias, de todo tipo pero especialmente culturales, que se derivaban de la existencia de fronteras que separaban (y separan) los diversos territorios vascos. Esta experiencia vital temprana, junto con otras, sin duda, condicionará decisivamente su concepción del Derecho y de la cultura jurídica y, con ellas, su visión de la ciudadanía, además del propio enfoque en su análisis de los fenómenos jurídicos y morales.
Durante la década de los 70 inició sus estudios de Derecho en la Universidad de Deusto en Bilbao y los finalizó en la Facultad de Derecho de la UPV/EHU de San Sebastián; y por su brillante expediente académico, obtuvo la calificación de Sobresaliente por unanimidad y el Premio Extraordinario de Licenciatura del curso 1977/1978. Tras sucesivas estancias en universidades de París, Luxemburgo, Pamplona y Cáceres, apenas tres años más tarde, en 1981, defendió su tesis doctoral titulada Aspectos antropológicos y Derecho natural en el Second Discours de Jean Jacques Rousseau en la Universidad Complutense de Madrid, con la que obtuvo la máxima calificación.
Su brillantez académica se hizo valer en una carrera docente universitaria de rápido ascenso. Ciertamente, ya antes de doctorarse en Derecho, comenzó su andadura profesional universitaria cuando, en marzo de 1978, obtuvo una plaza de profesor ayudante en la Facultad de Derecho de San Sebastián. Posteriormente, tras ocupar diversas plazas en esta misma Facultad, su carrera llegó a lo más alto cuando obtuvo la Cátedra de Filosofía del Derecho de la UPV/EHU en enero de 1993. Es, por tanto en nuestra universidad donde ha desplegado (y despliega) sus labores docentes e investigadoras, siempre con gran rigor.
En lo que respecta a su actividad científica, ha realizado un gran número de investigaciones en el ámbito de la Filosofía y, sobre todo, en el ámbito de la Sociología del Derecho, tanto teórica como empírica. Cabe destacar, además, que ha sido pionero en el campo de la investigación sociológico-jurídica, siendo el máximo responsable de la promoción y de la difusión en el País Vasco de una forma de abordar los fenómenos jurídicos diferente a la tradicionalmente asentada entre los juristas de nuestro entorno. Es más, como creador del ya desaparecido Laboratorio de Sociología Jurídica de San Sebastián (1984) y verdadero artífice de la fundación del Instituto Internacional de Sociología jurídica de Oñati (1988), consiguió que el País Vasco se convirtiera en  referencia principal de la red mundial de estudiosos e investigadores que trabajan en el ámbito de los estudios sociológico-jurídicos.
Es autor de numerosas publicaciones, entre las que pueden destacarse Naturaleza y Derecho en Jean-Jacques Rousseau, Apuntes para la Sociedad, el Estado y el Derecho de la Postmodernidad y Algunas claves para otra mundialización.
Es conocido en numerosos países de Europa y América por su participación en Congresos, seminarios y cursos de doctorado.  Fue quien concibió –o, digámoslo así, soñó- la Red Latinoamericana de Máster y Doctorado de la UPV/EHU, y que, con el tiempo, ha convertido en una extraordinaria realidad. Actualmente coordina la citada Red y, además, dirige el Máster “Sociedad democrática, Estado y Derecho” que se imparte en diez países de América Latina. Ha dirigido diecisiete (17) tesis doctorales, sólo en el marco de la citada Red.
Ha recibido diversas distinciones académicas, como el título Doctor Honoris Causa otorgado por la Universidad Primada de América, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (2007), el título de Profesor Honorífico de la Universidad San Antonio Abad del Cusco (2009), y el título Doctor Honoris Causa otorgado por la Universidad de la Aconcagua (2016). Asimismo, ha sido nombrado Profesor Visitante ilustre por la Universidad Andina del Cusco (2008) y Profesor Invitado en la Universidad Interamericana de Puerto Rico (2016).
Llegados a este punto en la exposición de la biografía académico-intelectual de Kiko Caballero, permítanme concluir con un aspecto de su biografía sin cuya mención esta semblanza no conseguiría ser exacta o completa: su relación con el deporte. Muchos de los que conocen a Kiko por su labor docente e investigadora desarrollada en el marco de la Universidad, no saben que, además de profesor universitario, Kiko fue -o, mejor dicho, es-  un destacado pelotari. Y digo que “es”, porque la del pelotari es una condición que, al no perderse nunca, te acompaña de por vida. No en vano el pelotari practica el mejor juego, el mejor deporte que existe; y sobre el que un poeta anónimo dijo:
                                                       «Pilotak ohore du euskal herrietan
                                                        zeren den  ederrena joku guztietan»
No voy a presentar una relación de sus logros deportivos: son tantos que rebasaría el límite de tiempo que se me ha asignado. Baste decir que, durante la década de los 60 fue uno de los delanteros más destacados del cuadro aficionado, y durante la década de los 70 uno de los mejores del campo profesional.
Tras su retirada de la práctica competitiva fue Presidente de la Federación de Euskadi de Pelota Vasca; de todos los que han dirigido la institución, en mi opinión, el de mayor visión estratégica y amplitud de miras en relación a lo que es y debería ser nuestro deporte.
En fin, fue socio fundador y, durante muchos años Presidente del Donostiako Zuzenbide Futbol Kirol Elkartea (“Zuzen”), el equipo de futbol de la UPV creado en 1986, que –me consta- le reportó algunas satisfacciones y muchísimos dolores de cabeza.
Por todo esto (y por lo que no tengo tiempo de decir), considero más que acertada la concesión del galardón Tambor Universitario al profesor, a mi estimado maestro Francisco Javier Caballero Harriet.
                                             ¡Felicidades Kiko!

Muchas gracias a todos y a todas.

Comments

  • 11 Feb 2017 07:07 | Susana Arrese (Administrator)
    Zorionak Kiko! Y muchas gracias por haber contribuido a la creación del Instituto Internacional de Sociología Jurídica de Oñati
    Link  •  Reply
Powered by Wild Apricot Membership Software